El Amaranto

El amaranto

En caso de que no estés muy familiarizado con ella, el Amaranto es una semilla pequeña, del tamaño de las semillas de sésamo (ajonjolí), crujiente y de color amarillo. Se le considera un seudocereal, ya que tiene algunas características de los cereales, aunque no es realmente uno de ellos.
Fue uno de los alimentos más importantes de los aztecas y sigue siendo una semilla muy consumida en Méjico. Tiene muchísimos nutrientes, así que ¡no esperes más, para incluirlo en tu dieta diaria!

 

Mucha fibra

El Amaranto contiene carbohidratos, así que te da mucha energía, pero son carbohidratos que se procesan fácilmente, de manera que no te hacen subir de peso como los de los cereales. Contiene además mucha fibra, así que es muy bueno para la digestión.

Energía al máximo

El Amaranto no sólo contiene muchas proteínas (16% aprox.), sino que son de la mejor calidad. El Amaranto tiene los aminoácidos más importantes para la alimentación; entre otros, tiene una gran cantidad de lisina, que es fundamental para el desarrollo cerebral y para la hormona del crecimiento, por lo que es muy importante en la alimentación de los niños. La calidad de las proteínas que aporta es mejor que la de la leche de vaca, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud. Es el alimento ideal para llenarte de energía en un día de mucha actividad.
 

Una semilla para el corazón

La fibra que contiene el Amaranto ayuda a disminuir los niveles de colesterol malo, así que es buenísimo para la circulación y la salud del corazón, en general.
 

Sin gluten
 

Como no tiene gluten, las personas alérgicas la pueden comer sin ningún problema. ¡Es una semilla que les dará muchos más nutrientes que cualquier otra! Descubre aquí más ideas deliciosas y libres de gluten.

Pura alegría

Entre todas sus curiosidades, el Amaranto tiene un aminoácido que estimula en el cerebro la sensación de bienestar. Así que, ¡a comer Amaranto!
 

Alegrías
 

Precisamente, una de las formas más comunes de consumir amaranto en Méjico, son las alegrías. Es un dulce hecho con Amaranto tostado y miel; puede llevar además nueces, pasas y maní. ¡Es la merienda ideal! Lleno de nutrientes, ligero y sabroso.
 

Palomitas de Amaranto

Cuando se tuestan las semillas de Amaranto, explotan como pequeñas palomitas de maíz. Es la forma más habitual de comerlo y también la más sencilla. Cuando las semillas han explotado, se pueden agregar a casi todo: a ensaladas, a sopas, a postres… etc.
Para tostarlas, pon a fuego medio una cacerola de fondo grueso, con tapa. Cuando esté caliente, coloca una cantidad pequeña (¼ de taza) de semillas de Amaranto. En cuanto comiencen a explotar, mueve la cacerola, para que todas las semillas toquen el fondo de la olla y exploten. No dejes la olla en el fuego, porque estas mini-palomitas se queman fácilmente. Si dejan de explotar, acércalas nuevamente al calor. Cuando estén listas, vacíalas de inmediato en otro recipiente, porque el calor de la cacerola puede quemarlas en menos de un minuto.

 

Granola
 

¿Quieres darle todavía más poder al Amaranto? Mézclalo con la granola. La combinación con la avena es súper digestiva e increíblemente nutritiva.
 

A primera hora

Precisamente, nada como comenzar el día con un poco de Amaranto. Ya que esté tostado, prepáralo con un poco de leche de avena, caliente o fría y déjalo reposar 10 minutos. Agrégale fruta fresca o seca y un poquito de miel… ¡listo para empezar el día!
 

Amaranto para beber
 

También puedes preparar una bebida refrescante con las semillas. Deja remojar 1 taza de semillas tostadas de Amaranto por lo menos dos horas (si es posible toda la noche, mejor) y luego pásalas por el procesador o la licuadora con 2 tazas de agua y 1 taza de leche de coco. Mezcla perfectamente y agrega azúcar a gusto. Con un poquito de hielo, es la bebida ideal para una tarde de mucho calor.
 

Un desayuno rapidísimo

Un "smoothie" de Amaranto en la mañana también es una buena forma de comenzar el día. Simplemente pon en la licuadora: ½ taza de leche, 1 cucharada de mantequilla de maní (opcional), 1 cucharadita de jarabe de agave, ½ taza de semillas de Amaranto tostadas o 3 cucharadas de semillas sin tostar, ¼ de taza de avena, si quieres, puedes agregar alguna fruta, como guineo, manzana, ¡y a empezar el día con mucha energía! Descubre aquí otros "smoothies" para comenzar bien el día.
 

No más sopas sin textura

El Amaranto es una opción sana y muy sencilla para espesar las sopas y los estofados. 2 cucharadas son suficientes para que la textura gelatinosa de esta semilla le dé una consistencia perfecta a la sopa sin añadir harinas o féculas
 

Las hojas de Amaranto

Las hojas también son muy nutritivas: tienen calcio, hierro, magnesio y vitaminas A y C. Son un poco difíciles de conseguir si el Amaranto no se produce en tu región, pero si las encuentras, ¡no te las pierdas! Prepáralas con espinaca, en una lasaña o en cualquier otra receta…
 

Tortitas de Amaranto

Unas tortitas de vegetales o unas croquetas de pescado pueden ganar mucho en valor nutricional si agregas dos o tres cucharadas de Amaranto a la masa. La textura también será un poco más esponjosa…
 

Cocinar las semillas

Para usar las semillas de Amaranto sin tostar, simplemente coloca 1 taza de semillas en 3 tazas de agua hirviendo y deja que se cuezan durante 20 min. a fuego lento. Puedes cambiar el agua por caldo para una preparación distinta; el amaranto es buenísimo para absorber sabores.
 

Olvídate de los cereales

Bueno, no lo olvides, amamos los cereales. Pero puedes disminuir su consumo para cuidar tu figura, sustituyendo las porciones de cereales de una comida por Amaranto. En vez del arroz, las papas o el cuscús, el amaranto es mucho más nutritivo y te permite cuidar tu figura.
 

Harina de Amaranto

Por supuesto, también hay harina de Amaranto. No tiene gluten y se puede usar sobre todo en recetas de tartas y galletas, sustituyendo ¼ de la harina original. Descubre aquí otras 16 harinas para olvidarte del trigo.
 

Rissoto de Amaranto

Una idea para sustituir cereales con Amaranto es  “rissoto”. Es mucho más fácil que el de arroz, y aunque la textura es diferente, también es súper rico. Sólo deja las semillas de Amaranto hirviendo a fuego lento mientras salteas unos hongos o preparas unas alcachofas... Espolvorea encima un poco de queso parmesano… ¡Mmmh!
 

Galletas de Amaranto y chocolate

Una buena idea para usar la harina de Amaranto son unas galletitas. Necesitas: 450 g de harina de Amaranto,150 g de harina de trigo,100 g de semillas de Amaranto tostadas, 2 cucharadas de semillas de lino (linaza) remojadas en ½ taza de agua tibia, por 10 minutos,1 cucharadita de polvo para hornear,100 g de azúcar, ½ taza de agua, 2 cucharadas de cocoa en polvo, hidratado en 50 ml de agua tibia, 200 g de mantequilla. Mezcla en un tazón las dos harinas, las semillas de Amaranto, el azúcar y polvo para hornear. En otro tazón, mezcla las semillas de lino y el agua en que se remojaron con la cocoa y el agua. Agrega la mantequilla y mezcla. Luego añade los ingredientes secos. Deja reposar la masa por 30 min. Luego extiéndela en una superficie enharinada y córtala en forma que quieras. Hornea a 180 ºC durante 15 min.
 

Brownies de Amaranto

Para prepararlos necesitas: ½ taza de harina de Amaranto, ¼ de cucharadita de polvo para hornear, 1 taza de azúcar, 7 cucharadas de cocoa en polvo , 100 g. de chocolate oscuro, ¾  cucharadita de sal, 2 cucharadas de semillas de lino remojadas en 3 cucharadas de agua tibia durante 10 min., 1 cucharadita de extracto de vainilla, ½ taza de nueces picadas, 1 cucharadita de café instantáneo en polvo, 6 cucharadas de aceite de oliva, ¼ de taza de agua. Mezcla la harina y el polvo para hornear en un tazón. Cubre un molde con papel encerado y precalienta el horno a 180 ºC. En otro tazón mezcla la cocoa, el chocolate en trocitos, el café y la sal. Añade el agua hirviendo y mezcla usando una cuchara, hasta que el chocolate se derrita. Agrega el azúcar, la vainilla y las semillas de lino y mezcla bien. Luego añade la harina y bátelo con una cuchara. Luego vierte en el molde y hornea por 30 min. Cuando se enfríe, corta en cuadros.
 

Tomado de: msn.com/recetas/noticias sobre comida