Frutas anti-cáncer


 

Es bien sabido que la alimentación es importante para mantener la salud. El concepto de super-frutas hace referencia a ciertos alimentos que, gracias a un alto contenido de antioxidantes, vitaminas y minerales, son particularmente beneficiosos para nuestra salud.
Numerosos estudios científicos han comprobado que ciertas frutas pueden ayudar a combatir el cáncer, manteniendo un nivel de alcalinidad en el cuerpo, dónde estas células cancerígenas no se podrán multiplicar.
Es interesante destacar, que aunque no padezcamos ningún tipo de cáncer, es importante incluír el consumo de éstas frutas en nuestra dieta como prevención, pero también para tratar otros desequilibrios.

 

Graviola (Guanábana)
 

Esta fruta, conocida en Brasil como graviola, se llama guanábana en los países hispano-parlantes y crece en las áreas tropicales de América Central. Esta fruta, cubierta de espinas, posee una pulpa blanca, jugosa y ácida. Se come directamente y también se la utiliza en la preparación de dulces, bebidas, sorbetes, etc.
Es un agente anti-microbial, y combate las infecciones bacterianas y por hongos. Todas las partes de la planta son usadas en la medicina natural, pero la parte que contiene más principios activos es la hoja. También es anti-depresiva, regula la tensión arterial, y sobre todo existen diferentes estudios que dicen que la anonacina, el compuesto de la guanábana, podría tener efectos anticancerígenos.

 

Uvas de la India
 

El amla es una planta originaria de la India, también conocida como uvas de la India, y según recientes estudios científicos, ésta planta podría prevenir y hasta eliminar gran parte de las células cancerígenas, gracias a los antioxidantes naturales, que ayudan a combatir los radicales libres y a reducir el crecimiento de las células cancerígenas. También poseen propiedades anti inflamatorias y anti-bacterianas.
 

Bayas de Goji
 

Durante los últimos años, las bayas de goji, famosas en la medicina tradicional china desde hace siglos, se han vuelto particularmente populares gracias a sus conocidas propiedades anti-oxidantes. Estudios publicados dieron a conocer los múltiples nutrientes que podemos encontrar en estas bayas, así como su utilidad para combatir enfermedades inflamatorias, enfermedades cardiovasculares y el cáncer. Algunos científicos creen que estas bayas pueden ser útiles para la prevención del cáncer de hígado, porque refuerzan la protección del mismo, y cabe recordar que el hígado es el órgano detoxificante más importante de nuestro cuerpo.
 

Arándanos
 

Los arándanos contienen flavoides, taninos y sobre todo antocianinas, un pigmento que tiene un gran efecto antioxidante. Se están estudiando los efectos preventivos del consumo de esta fruta en el caso de la leucemia. Los arándanos también alivian los efectos del Alzheimer y reducen el azúcar en sangre
Cítricos
Las frutas cítricas como la naranja, el pomelo, el limón, la lima y las mandarinas, contienen grandes cantidades de bio-flavonoides que favorecen la depuración de la sangre, además de contener gran cantidad de vitamina C, que mejora el sistema inmunológico.

 

Fruta del dragón
 

La pitahaya o fruta del dragón es originaria de México y otros países de América del Sur, y es conocida por su extraño aspecto, y por sus maravillosas propiedades. Esta fruta es particularmente beneficiosa para aquellas personas que necesitan reducir el colesterol, además de que contiene grandes cantidades de vitamina C y antioxidantes, que ayudan a desintoxicar nuestro cuerpo y fortalecer nuestro sistema inmunológico.
 

La Granada
 

Las semillas de la granada aportan numerosos beneficios para nuestra salud, como anti-inflamatorio, anti-oxidante y anti-cáncer. Rica en vitamina C, proporciona el 15% de la ingesta diaria, y también contiene vitamina E y ácido fólico. La granada, consumida directamente o en su jugo, podría regular los niveles de PSA, que son los marcadores del cáncer de próstata. Los taninos, flavonoides y prolifenoles, actúan como barrera e incluso podrían eliminar las células malignas, y disminuir la cantidad de radicales libres en nuestro cuerpo.
 

El Noni
 

El noni, una fruta originaria del sudeste asiático, se emplea en muchos países como ingrediente de la medicina natural, ya que entre sus componentes figuran grandes cantidades de vitamina C, magnesio , hierro, potasio, y podría ejercer una acción preventiva contra el cáncer en su etapa inicial, dadas sus propiedades anti-oxidantes y anti-degenerativas, fortaleciendo el sistema inmunitario en general y fortificando la estructura celular.
 

Baya de Açaí
 

La baya de açaí, nativa de la amazonia brasilera, es considerada una super fruta dadas sus propiedades antioxidantes, sus grandes cantidades de vitamina C, calcio, hierro, ácido apártico y ácido glutámico. Numerosos estudios científicos sostienen que hay una estrecha relación entre el consumo de ésta fruta, rica en compuestos polifenólicos, y la disminución de la incidencia de algunos cánceres.
 

Kiwi
 

El kiwi posee muchísimas vitaminas, en especial vitamina C, y elementos flavonoides con propiedades anti-oxidantes. Son éstos los que neutralizan las sustancias cancerígenas que ingresan en nuestro organismo.
 

Mangostán
 

Esta fruta originaria de Thailandia, además de ser una verdadera delicia, posee numerosas propiedades anti-oxidantes, ayuda a mejorar la visión, controla el apetito y mejora el funcionamiento del hígado y los riñones. Varios estudios están analizando las propiedades anti cancerígenas del mangostán, ya que los fitocéuticos que encontramos en esta fruta podrían inhibir el desarrollo de células cancerígenas.
 

Palta (Aguacate)
 

Un reciente estudio realizado en el Departamento de Nutrición de UCLA demostró que la luteína que contiene la palta , también llamado aguacate , podría disminuir hasta un 25% el crecimiento de las células malignas del cáncer de próstata.
 

Manzana
 

En numerosos estudios e investigaciones los científicos han demostrado las propiedades anti-cancerígenas y anti-oxidantes de las manzanas, llegando a la conclusión de que éstas poseen dos sustancias que podrían ser inhibidoras del cáncer. En su cáscara como en sus semillas encontramos flavoides y polifenoles que inhiben la proliferación de células cancerígenas cuando actúan conjuntamente.
 

Frutillas (Fresas)
 

La acción anti-cancerígena de las frutillas o fresas, estaría relacionada con los polifenoles que encontramos en su composición, además de ser potenciales antioxidantes. Las frutillas son una excelente ayuda a la hora de reducir el ataque que recibe nuestro organismo a diario, ya que contienen altas cantidades de carotenoides así como vitamina C, pectina , celulosa y lignina.
 

Tomado de MSN.com/Salud