Cuándo ejercitarse

 

JoggerLas horas para ejercitarse, antes de comida, son las más populares entre los trotadores. Estas proveen un cambio de rutina de las horas de trabajo y ayudan a olvidar las preocupaciones del día y sus tensiones, en fin, es una terapia.

Otras horas para ejercitarse son las de temprano en la mañana, antes de empezar el día de trabajo. Los defensores de estas horas tempranas dicen que el ejercicio los hace más alertas y les da más energías para realizar mejor su trabajo.

Entre los factores que usted debe considerar al desarrollar su propia rutina de ejercicios están: su preferencia personal, responsabilidades del trabajo y familiares, facilidades disponibles y/o accesibles y el clima.

Es muy importante el programar sus rutinas de ejercicios para un momento en el día en el que menos oportunidad haya de suspenderlas, interrumpirlas o posponerlas por otras cosas que puedan ocupar su tiempo o distraerlo(a).

¡Recuerde! No debe ejercitarse muy fuerte durante el tiempo extremadamente caliente y húmedo, ni durante el transcurso de las horas después de haber comido. El calor y/o la digestión, ambas demandan bastante del sistema circulatorio y en combinación con el ejercicio pueden forzar excesivamente su cuerpo y sobrecargarlo peligrosamente.

 

Tenga en Cuenta lo Siguiente

 

Cuando hace tiempo que no nos ejercitamos; sea caminar, trotar, correr o practicar algún deporte que nos guste o cualquier otra actividad que envuelva el movimiento de los músculos de un area o varias areas de nuestro cuerpo de forma vigorosa, sentiremos dolor muscular en el area que ejercitamos, al día siguiente y por los próximos días. Eso es natural y toda persona normal, experimentará éste, pero en varios días se le pasará si no vuelve a repetir dicha actividad con la misma intensidad. Esto ocurre debido a un fenómeno que ocurre en nuestro cuerpo. Cuando ejercitamos los músculos de un area específica, si anteriormente dicha area no había estado ejercitándose o en movimiento vigoroso por un periodo largo de tiempo, como los músculos no pueden suplirse del oxígeno suficiente, éstos se fatigan y empiezan a segregar Acido Láctico en el torrente sanguíneo. Esto es lo que causa que la persona también se fatigue y sienta asfixia y como consecuencia, sienta dolor en la región o area del cuerpo que más estuvo ejercitando o en movimiento vigoroso, al día siguiente y en los próximos días.

Para evitar ésto, empiece bien lento, quizás caminando despacio, primero. Luego a las dos o tres semanas, continúe caminando un poco más rápido y trote un poco. Luego en dos o tres semanas más, trote lento. De ahí en adelante su cuerpo y su estado de ánimo le dirán si puede correr en vez de trotar y mantenerse corriendo a una velocidad que usted no se sienta ni muy fatigado(a) y/o asfixiado(a) ni se sienta muy descansado(a).

Si le ocurre una lesión (esto es, sentir dolor que no cesa cuando se ejercita) oiga a su cuerpo, el le está enviando unas señales, le está tratando de decir que necesita descanso o recuperación o que le permita reponerse (una semana, dos, tres, las que sean necesarias).

Si la lesión es fuerte o continúa el dolor, vaya al médico y si es necesario, ordene que le hagan radiografías de la parte lesionada y siga los consejos del mismo. Después de pasada la lesión o la enfermedad continúe sin parar a menos que el médico le recomiende lo contrario. Acuérdese que el (la) que se está beneficiando es usted mismo(a), pues podrá gozar de buena salud y de una figura esbelta y atractiva y se sentirá con más deseos de vivir la vida que DIOS le ha regalado.

 

Tenga en mente

 

Esto, no debe practicarse una vez a la semana, los fines de semana, ni por temporadas; debe ser una ACTIVIDAD DE POR VIDA; llueva, truene o relampaguee. Si tuviera que suspender por un tiempo, por la razón que sea, tenga siempre presente que puede y que le conviene empezar de nuevo. Después de todo, cada día es una nueva oportunidad que tenemos, de comenzar de nuevo.

 

En sus marcas, listos, fuera